Declaración Pública de ACHNU ante expresiones de Sergio Micco, Director INDH

By | Mayo 3, 2020

La Asociación Chilena Pro Naciones Unidas (ACHNU), manifiesta su desaprobación y rechazo a las expresiones vertidas por el Director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco, expresadas en una entrevista reciente en el diario El Mercurio de Santiago de Chile.

En éstas Sergio Micco observa un grave desconocimiento de la doctrina de los derechos humanos, algo inaceptable para una persona que dirige la principal institución de protección y promoción de los derechos humanos del país, pues ignora que los derechos, en específico los derechos humanos, están colocados en un dominio conceptual diferente del de los deberes, lo que él confunde en la mencionada entrevista. Para su conocimiento los derechos humanos constituyen un conjunto de atributos que conforman la dignidad humana y, por tanto, no están condicionados a ningún elemento establecido social o legalmente. En tanto, los deberes constituyen parte del acuerdo social, de la tradición o de la doctrina religiosa que constituyen las relaciones sociales de un grupo, una comunidad o una sociedad. Esto significa que los deberes son sustancialmente contextuales y se van modificando en tanto la historicidad de los procesos humanos lo requiera. En tanto, los derechos humanos son universales, inalienables y, por lo tanto, no se pueden condicionar; como bien debiera saber alguien que pretenda ser parte de la comunidad de los derechos humanos.

Un segundo elemento que muestra la disociación del Sergio Micco con la cultura de los derechos humanos es su expresión: “El derecho a la salud no significa nada si no hay personal de salud que literalmente está dispuesto a morir cumpliendo su deber”. Esta expresión, además de mostrar algo obsesivo con el deber, es algo absolutamente ajeno a la doctrina de derechos humanos. Como es bien sabido desde el enfoque de derechos humanos, el Estado es el garante de los derechos humanos, entre ellos el derecho a la salud, y es su obligación generar las condiciones para que los sujetos de derechos puedan ejercerlos plenamente. Nadie tiene que morir para que los y las habitantes de un país puedan ejercer plenamente el derecho a la salud, y, por lo tanto, entregar condiciones de protección al personal de salud para que puedan desarrollar plenamente sus tareas profesionales, y revertir el sistemático deterioro del sistema de salud, es deber del estado. Es indignante que el director del INDH ignore esto e invisibilice la responsabilidad del Estado en la crisis sanitaria en curso.

Es necesario señalar que estas expresiones sólo son una demostración más de la profunda crisis por la que atraviesa, desde hace largo tiempo -tal vez desde su creación- esta entidad nacional de los derechos humanos. Efectivamente, la ley que le dio vida no consideró en la profundidad y concordancia debida los Principios de París para entidades de derechos humanos, dejando al instituto a merced de los acuerdos y desacuerdos políticos de los partidos con representación parlamentaria.

Ciertamente, el nuevo cuerpo legislativo que sea resultado de la implementación del nuevo cuerpo constitucional que nos daremos en un futuro cercano tendrá que refundar el INDH dotándolo de legitimidad democrática y apego estricto a la cultura de los derechos humanos.

Santiago, 3 mayo 2020

Descargar declaración pública aquí